Todo sobre material, minimalismo y barefoot

miércoles, 26 de marzo de 2014

Crónica del I Tabernas Desert Trail

El pasado sábado 22 de Marzo se celebró en la localidad almeriense de Tabernas la primera edición del Tabernas Desert Trail, primera prueba puntuable para el circuito de nueva formación Xtrem Trail Cup. El evento se desarrolló en torno a 3 distancias, Ultra con 103km y unos 2400m D+, Trail con 63km y unos 1000m D+ y una carrera de acceso de unos 26km. Contando con buena difusión en medios especializados, radio, prensa digital, etc, la participación y la acogida no fueron todo lo abundantes que se hubiera deseado, quedando la cosa en 40 inscritos en la modalidad Ultra y 70 en la modalidad Trail.


El circuito por otra parte tampoco se inició con gran pie, pues constando inicialmente de 5 pruebas, quedó reducido a 4, desapareciendo una en Cataluña. Poco después, la prueba prevista en Málaga para Mayo fue retrasada a una fecha sin concretar en torno a Noviembre. La prueba del Valle del Jerte prevista para Septiembre sigue sin fecha, y la de la Cosa da Morte ha tenido que ser aplazada a 2015. Con estos mimbres, Tabernas era la única que seguía fecha y plazos previstos, aunque el Trail inicialmente era sobre 67km que se quedaron en 63km, y los desniveles publicitados tenían una tendencia a engordar unos 400m en cada prueba sobre los reales. Un pequeño desastre.

Gracias a los amigos de Territorio Trail y a la organización, conseguí un dorsal para participar en esta carrera que me atraía por ser diferente a otras pruebas de trail, menos montañera, más estilo desértica sin ser un desierto de dunas, y pasando por la zona del Fort Bravo con el ambiente del oeste donde se han rodado grandes películas. Así que aún habiendo pasado solo 6 días desde el maratón de Barcelona, me decidí a correrla. La idea inicial era aprovecharla para hacer volumen para la CSP115, pero una vez que te ves en buen estado de forma, medianamente recuperado del palizón del maratón (o de eso intentas auto-convencerte), y en una carrera donde puedes disputar con los primeros el hacer un buen puesto, pues te pegas el calentón y ya no hay quien te frene.


El miércoles hice un entreno suave de montaña y vi a las claras que no estaba recuperado, y las agujetas me duraron hasta el mismo día de la carrera. Cenamos en Tabernas con mi hermana y mi cuñado, que también la corren, y justo al lado de Salva Calvo, que hará el Ultra invitado por la organización. A las 05:30h desayuno, lo de siempre, y a las 07:00h puntualmente se da la salida. 


Salen rápido, aunque por el pueblo la salida era neutralizada por la policía, iba a 15km/h, así que poco neutralizaron. Salgo tranquilo y a los 2km de salir voy recuperando posiciones hasta situarme en un grupo de unos 8 corredores en cabeza. Todos ellos menos otro chico y yo, que somos del Trail, son corredores del Ultra. Del grupo se caen primero Salva Calvo y mi compañero Oscar Latorre, y luego alguno más, hasta que quedamos 5. Seguimos rápido, a menos de 5'/km en todo momento. Pasamos el avituallamiento líquido del km12 y nadie para, era pronto. Enseguida llega el siguiente en el km18, más surtido, pero 3 de los 5 corredores ni se paran. Yo decido parar, rellenar bidones y comer una naranja. No habrá otro en 24km, así que más me vale.

Salimos ya desperdigados del avituallamiento. Pasamos el km20 en 1h31, muy rápido. El corredor que hace el Trail se marcha primero en solitario, otro corredor del Ultra le sigue de cerca, y yo voy cuarto cerca del tercero. Empieza la subida dura de la carrera, unos 500m de desnivel. En estos 26km de carrera el paisaje ha sido todo el rato el mismo, pistas anchas, zona árida y aburrida, sin grandes desniveles sin ser llano, piedras medianas, poca vegetación, y nada más. La subida es por una pista no muy ancha rodeada de cactus, muy monótona, aunque podría ser corrible, yo ya empiezo a pagar el cansancio y decido hacerla andando. No he entrenado desniveles y lo estoy pagando. El corredor que iba segundo se me marcha, pero no viene nadie por detrás.


Empiezo la bajada pero voy vacío, sin piernas. Mantengo un ritmo honroso porque el efecto de la gravedad hace su trabajo, pero sé que no voy bien. El terreno sigue siendo feo, hace ya bastante calor, y los 24km entre avituallamientos sólo con un litro de agua se me hacen eternos. Tomo un gel y me espabilo bastante. Y de tanto desearlo, llega el km42 y su avituallamiento (sólo líquido). Bebo agua y sales, me echo agua por encima, y cuando estoy terminando llega mi compañero de club Oscar, que hace el Ultra. Salgo del avituallamiento sabiendo que voy a menos y él viene de menos a más y me pasará pronto, no es mi carrera. En el km45 me pasa, tomo otro gel y me ayuda a llegar al km50 sin perder la referencia visual con él. 

Entre el km52 y el km56 paso los peores momentos en un ultra de mi vida. Me veo mal de verdad, el efecto del gel ya pasó y estoy dosificando el agua al máximo, porque 1 litro que me duró 24km la otra vez, me ha durado 13km ahora. El "efecto desierto" hace aparición y me veo cerca del golpe de calor, que en realidad creo que es más un bajón anímico y de glucógeno por no haber comido nada que otra cosa. Dudo de poder terminar en esas condiciones, y mi únicas obsesiones son: no perderme, porque si tengo que hacer 1km de más en estas condiciones sería mi fin a nivel psicológico, y llegar como sea a Fort Bravo (km57) para comer en condiciones, beber y pensar ya en la meta. Como si de un espejismo se tratase, tras subir una colina, se divisa al fondo el complejo estilo Western que es para mí el mejor de los oasis. Fuerzas renovadas...¿dónde estaban?. 


Llego a Fort Bravo, ya sonrío, sé que queda poco y que comer me va a sentar bien. En casi 30km de penurias sólo me ha adelantado un corredor y es del Ultra, no sé si viene alguien del Trail cerca, y quiero acabar segundo, pero mi instinto de supervivencia ahora sólo piensa en terminar como sea. En el avituallamiento como plátano, bebo agua y acuarius, y una bebida energética con cafeína que me entra como si fuera néctar de los dioses. Con mejor ánimo salgo ya pensando que en 6-7km estoy en meta. 

Los últimos km antes de llegar a Tabernas siguen siendo por esas ramblas pedregosas y desérticas que ya casi he llegado a odiar, miro hacia atrás de vez en cuando por si aparece alguna silueta, aunque poco creo que pueda hacer si eso sucede. Por el perfil sé que queda una subida, a 2km de meta, para subir al pueblo, corta pero intensa, que hago mejor de lo que pensaba. Ya piso el asfalto de tabernas. Queda 1km y no veo nadie detrás. Disfruto del momento, disfruto aún más porque el sufrimiento ha sido extremo. Alzo los brazos y entro a meta. 5h32. 2º clasificado de la general. 


Me repongo, masaje, ducha, comida, bebida, cerveza. Lo necesitaba. Me llegan noticias de que mi hermana y mi cuñado se han perdido. Santi Ruiz, corredor minimalista, llega a meta cabreado después de haberse perdido y haber tenido que volver en coche a meta aun haciendo más de 66km. A mucha más gente le sucede lo mismo. A mi hermana que iba perdida cuando llevaba 49km la encuentra la organización, la monta en una furgoneta y la dejan en el km42 junto con otras 6 personas. Decide seguir y adelanta a bastante gente, llegando 2ª clasificada femenina, con un par. Yo no me perdí porque iba realmente obsesionado con no hacerlo, mi única obsesión era ver la siguiente baliza, que en tramos estaban separadas una de la siguiente en cientos de metros, inaceptable. 


Luego en meta el organizador se excusa con los conocidos en que lo han organizado todo entre 5 personas, que no ha tenido voluntarios, etc. De verdad que yo vi buena voluntad por parte de la organización, avituallamientos en condiciones y eso, pero sin logística no puedes organizar un evento de este tipo porque es hasta peligroso. No había control de dónde estaba la gente en cada momento, ni puntos de paso intermedio donde se apuntara el dorsal hasta el km 57. No me quiero imaginar la gente del ultra por la noche y sin balizas suficientes, con más de 30km entre el avituallemiento del km57 y el del 88, lo que pudo haber pasado. Por supuesto ni un control de material obligatorio en toda nuestra carrera, en el Ultra al menos hasta el km57 nada. En la web ponen detalle finisher a los que terminen el Trail, pero sólo lo entregan a los del Ultra, y el argumento es que ha debido haber un error en la web. La organización tiene que aprender mucho para poder hacer un ultra en condiciones. La carrera en sí no es bonita por el recorrido, pero tiene su atractivo (rápida, entorno curioso, etc), tiene buenos apoyos, patrocinadores y ayudas, pero hace falta gente. Espero que mejoren. 

2 comentarios:

  1. Jeje, eso son carreras con aventura incluida, por poco no sois "el que se perdio en la isla", en este caso en el desierto. Un saludico y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja. A alguno aún lo están buscando, jeje. Toda una aventura. Tiene su punto aunque en el momento el encabronamiento puede ser bueno. ;) Saludos.

      Eliminar